Provincia Peruana
|| INICIO ||
 
 

XIX ASAMBLEA PROVINCIAL

CRONICA DIA 2

En el año 1957 se estrenó una película llamada “Doce en pugna”. Por si no la han visto, se trata de la historia de un grupo de hombres que por sorteo fueron elegidos para ser jurados en el juicio de un niño al que se le acusaba de haber asesinado a su padre. Al inicio de la película, los doce jurados daban por evidente que el niño era culpable y hasta se jactaban de que su deliberación sería simple y rápida. Cuando empezaron a votar para declarar culpable al acusado, hubo uno que votó en contra de los demás. Ante la sorpresa y la crítica del resto, este hombre argumentó que había votado como “inocente” solo porque pensaba que si se iba a condenar a muerte a un niño habría que pensarlo más. Poco a poco y a medida que analizaban los datos del juicio, uno por uno todos fueron cambiando su opinión, y al final todos declararon inocente al niño. Les cuento esto porque si tuviera que ponerle un título a las crónicas del segundo día de la Asamblea Provincial, le pondría precisamente “23 en pugna”.

Entenderán por la descripción del párrafo anterior cuál fue la característica de este segundo día de asamblea. Hoy comenzaron los verdaderos debates. Quizá no estuvieron a la altura de los de Mulder y Abugattás, pero fueron intensos e interesantes. Y tenían que serlo, porque hoy nos dedicamos a finiquitar la parte más importante del futuro Proyecto Provincial, la cabeza, la que nos iba a indicar el camino y la meta de la Provincia en los próximos seis años: la misión, la visión, los objetivos del Proyecto y un análisis de la realidad en la que se va a poner en práctica. A esto nos dedicamos toda la mañana y parte de la tarde. Armados con los trabajos de las comisiones y con los documentos que la Comisión Preparatoria de la Asamblea nos facilitó, nos preparamos para la pugna.

Reunidos todos en la sala de asambleas después de haber celebrado la misa (esta vez presidida por el P. Domingo), cada comisión presentó al pleno de la asamblea el trabajo realizado el día de ayer. Comenzamos por la misión y la visión. Como era de esperarse, este momento fue el más álgido de la jornada, y a la vez fueron los temas que más debates suscitaron. Intentábamos definir la identidad, la naturaleza y la meta del nuevo proyecto. Resultó interesante ver cómo una buena opinión, bien  argumentada y avalada por la experiencia, puede dar vuelta y resolver horas de debate. Algo de eso pasó hoy, como en la película de la que les hablé. Gracias a los misioneros que integraron la comisión encargada de elaborar esta parte, a su experiencia, y gracias también a los aportes de los padres que llevan años forjando la Provincia, se logró definir este apartado. Luego le tocó el turno a las comisiones encargadas de hacer un análisis de la realidad social, eclesial y provincial, y los objetivos generales del Proyecto. Todos estos trabajos se aprobaron con sus más y sus menos. Por todo esto, a estas alturas de la asamblea, estoy en condiciones de informales que el Proyecto Provincial 2017 – 2022 ya va teniendo forma, ya tiene cabeza, ya sabemos hacia dónde va a dirigirse la Provincia en los próximos años.

Durante parte de la tarde y la noche, cada comisión se dedicó a ponerle la carnecita al proyecto, es decir, a concretizar en objetivos específicos y en acciones lo que expresa la misión y visión del Proyecto. En eso estamos aún. Quizá mañana haya novedades al respecto.

P. TITO ROMERO, CM
CRONISTA